Cómo empezó todo…

English version

Al recibir mi doctorado en comportamiento animal de la Universidad de California-Davis, regresé a la Argentina en 1996. Mi esposa y yo buscábamos un lugar donde pudieramos llevar a cabo nuestros proyectos juntos; Claudia estudiando la salud de las mujeres Tobas y yo los monos mirikinás.

Decidimos establecernos en Formosa; donde desde entonces el Proyecto Mirikiná se ha desarrollado. La Fundación ECO fue formada alrededor nuestros proyectos para unificar nuestros intereses con respecto a la investigación, la educación, y la conservación en la región del Chaco de Argentino.

Empecé a estudiar a los monos mirikiná en 1996 porque me interesaban las diferencias entre los sexos, las relaciones sociales, y el rol de los machos y las hembras en el mantenimiento del sistema social monógamo. Los monos mirikiná viven en grupos sociales que incluyen una pareja de adultos reproductivos  y entre una y cuatro crías. Se suponía que las parejas se quedaban juntas de por vida, pero más recientemente hemos descubierto que los adultos de ambos sexos son reemplazados regularmente y a veces violentamente por adultos que invaden el grupo. En Formosa, Argentina, continuamos realizando estudios demográficos, genéticos, hormonales, y de comportamiento con los monos mirikiná.

Abajo se puede leer un ensayo que escribí para el DuMond Conservancy en 1998 en el que comento sobre mis sensaciones durante los primero días en el campo.

By the Light of a Southerly Moon

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: